Blog

¡Atención! Utilizamos cookies propias y de terceros.

Así facilitaremos y mejoraremos la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Nuestra página web utiliza cookies para analizar las visitas de los usuarios y así poder ofrecerte un mejor servicio basándonos en las necesidades detectadas. Las cookies son unos pequeños archivos que se guardan en el ordenador desde el que accedes a nuestra web y nos facilitan este análisis. La información que obtenemos está relacionada con los tipos de productos visitados, el tiempo que permanece en nuestra web, el idioma, el número de usuarios o el navegador web utilizado entre otros. Todas las cookies que utilizamos provienen de empresas estadísticas y bajo ningún concepto se obtienen datos de nombres y apellidos de los usuarios ni de la dirección postal desde donde se conectan. Puedes permitir, conocer, bloquear o eliminar las cookies usando la configuración de tu navegador. Para ello puedes usar los siguientes enlaces según el navegador que utilices:

Google Chrome:   https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

Internet Explorer: http://windows.microsoft.com/es-es/internet-explorer/delete-manage-cookies#ie=ie-10

Apple Safari:   http://support.apple.com/kb/index?page=search&src=support_site.kbase.search&locale=en_US&q=cookies

Mozilla Firefox:   http://support.mozilla.org/es/search?esab=a&q=cookies

Opera Browser: http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html

Mamá, quiero ser artista

Aún recuerdo la cara que pusiste cuando te dije que yo había nacido para ser artista. No una artista cualquiera, que conste. Yo no quería ser actriz, cantante, bailarina ni escritora. No quería llenar teatros ni subirme a un escenario para que todos apreciaran lo que hacía. No quería ser una artista al uso. Quería algo más…

Desde siempre, me ha gustado crear. Es así. Las paredes de casa siempre han sido un gran lienzo donde dibujar mis historietas y los espejos eran testigos de mis “importantes discursos” y mi amor por la oratoria. Siempre te ha costado no reírte cuando intentaba convencerte de que unos cereales eran mejores que otros porque su caja era mucho más bonita. Si es que mi poder de convicción no dejaba indiferente a nadie…

Hacer manualidades era mi pasatiempo favorito. En mi defensa he de decir que Art Attack creó altas expectativas sobre lo que podía o no hacer, pero ahí estaba yo, intentando hacer retratos con sal en una cartulina negra o colocando un montón de ropa de forma estratégica (porque efectivamente, tenía un objetivo muy claro que debía ser ejecutado a la perfección con un plan estratégico y sus acciones) para hacer un submarino, un gnomo o lo que se me ocurriera. No acababa bien, os lo adelanto ya.

Mamá, aún recuerdo tus palabras cuando te dije que me había equivocado y que yo ya no quería, sino necesitaba dedicarme a alguna profesión que me permitiera explotar mi creatividad y mi don de gentes. Tus palabras fueron un bálsamo ante tantas dudas, incertidumbre y miedos. Pude haber elegido otra carrera que sí me asegurara un futuro, que tuviera más salida o que tuviera un sueldo mayor. Pude, pero no quise.

Sufriste conmigo cuando la gran mayoría de personas cuestionaban mi elección o menospreciaban eso que yo tanto amaba. Y tú, sin entender siquiera de qué iba todo esto, me apoyaste, me animaste a seguir luchando por mis sueños y no dejaste que me rindiera.

Mamá, ahora sí, soy artista. Trabajo en un estudio pequeñito con muchos otros artistas que, con distintas circunstancias, tuvieron miedo y fueron atacados por la incertidumbre, al igual que yo. Nos pasamos las horas creando, imaginando, ideando y haciendo realidad no solo nuestros sueños, sino los sueños de muchos. Las risas no faltan, te lo puedo asegurar, pero el apoyo mutuo y el trabajo en equipo, tampoco. Es más, puedo decirte que la llama nunca se apaga.

Mis compañeros son increíbles, de verdad. Tengo la suerte de poder dedicarme a lo que realmente me gusta y hacerlo junto a ellos. Son diseñadores gráficos, publicistas, directores de arte, ilustradores, expertos del marketing, de las cuentas y, sobre todo, personas capaces de romper con todos los moldes, dispuestas a aventurarse a todo lo que venga y demostrar así que solo nos basta la creatividad para hacer grandes cosas.

Mamá, gracias a ti, ahora soy artista. Gracias por tu apoyo incondicional y por no cuestionar nunca mis decisiones. Gracias por dejarme ser.

¡Feliz Día de la Madre!

Fdo: Una publicista feliz.

Mucho más que diseño

Datos de contacto

Puedes encontrarnos en:

C/ Calle Río Sil, 49
Polígono Empresarial Trévenez 
29196 Málaga

T 951 103 414

M 655 079 586 · 625 045 120