Blog

¡Atención! Utilizamos cookies propias y de terceros.

Así facilitaremos y mejoraremos la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Nuestra página web utiliza cookies para analizar las visitas de los usuarios y así poder ofrecerte un mejor servicio basándonos en las necesidades detectadas. Las cookies son unos pequeños archivos que se guardan en el ordenador desde el que accedes a nuestra web y nos facilitan este análisis. La información que obtenemos está relacionada con los tipos de productos visitados, el tiempo que permanece en nuestra web, el idioma, el número de usuarios o el navegador web utilizado entre otros. Todas las cookies que utilizamos provienen de empresas estadísticas y bajo ningún concepto se obtienen datos de nombres y apellidos de los usuarios ni de la dirección postal desde donde se conectan. Puedes permitir, conocer, bloquear o eliminar las cookies usando la configuración de tu navegador. Para ello puedes usar los siguientes enlaces según el navegador que utilices:

Google Chrome:   https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es

Internet Explorer: http://windows.microsoft.com/es-es/internet-explorer/delete-manage-cookies#ie=ie-10

Apple Safari:   http://support.apple.com/kb/index?page=search&src=support_site.kbase.search&locale=en_US&q=cookies

Mozilla Firefox:   http://support.mozilla.org/es/search?esab=a&q=cookies

Opera Browser: http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html

¿Por qué es necesario un claim?

Puede que sea la primera vez que oigas esta palabra o puede que no, pero de cualquier modo te podemos asegurar que aunque no hayas oído hablar del claim en tu mente existen cientos de ellos que reconocerías y asociarías a una marca sin ningún problema, es más… ¡Seguro que algunos de ellos incluso los usas en tus conversaciones diarias!

En el caso de que no estés familiarizado con el término, un claim es una pequeña frase de 5 o 6 palabras como máximo que resume una idea de un producto, suelen ser fáciles de memorizar y pegadizas. ¡Seguro que ya estás pensando en algunos de ellos!

No es nada difícil recordar este tipo de coletillas, ya que los vemos y oímos constantemente en televisión, radio, vallas publicitarias… pero ¡ojo!, hay que tener cuidado para no confundirlo con el tagline de la marca, que es bastante parecido y puede confundirnos fácilmente. Tanto el claim como el tagline son frases, por lo general de pocas palabras, que resumen una idea o concepto y que aparecen en las propuestas publicitarias de las marcas. Pero entonces, ¿cuál es su diferencia? No es fácil, por eso te dejamos algunas claves para lograr hacerlo sin problema.

Un tagline es la expresión más simple de la propuesta de valor, define aquello que realmente conecta con el público y que pretende ser la idea final que resume el global de la marca. Cambiarlo puede suponer modificar la estrategia de marca y, por lo tanto, todas las acciones de comunicación que se realicen desde ese momento.

En general, son aquellas palabras o frases que van de la mano de las marcas, algunos grandes ejemplos pueden ser Nike con su “Just Do It” o el inconfundible “I’m loving it” de McDonald’s, además, no todos tienen porque permanecer en el idioma original, algunos se adaptan como lo hace Coca-Cola con “La Chispa de la Vida”. En muchos casos, podemos encontrar el tagline unido al propio logotipo de la marca, como ocurre en algunos de los ejemplos que acabamos de mencionar, este es un modo sencillo de diferenciar este concepto del claim.

Por su lado, el claim tiene un objetivo muy similar, pero en este caso más que resumir los ideales de la marca o reforzar la propuesta de valor, se centra en un producto o servicio. Su función se basa en transmitir las sensaciones y beneficios que se obtienen con su consumo.

Es decir, el tagline es mucho más atemporal, por lo que suele ser más recordado y relacionado con el conjunto de la marca; mientras que el claim se suele emplear solo para una o varias campañas, lo que significa que no es tan permanente y, por lo tanto, que su cambio no tiene tantas repercusiones. Un claim es una declaración simple, concisa y directa. Informa o realza el beneficio principal que obtiene el cliente. Destaca un valor diferencial frente a otros, pudiendo adoptar una personalidad distintiva y exclusiva. Tiene que generar una sensación agradable o shock para que el cliente potencial sienta necesidad por saber más de la marca, producto o servicio y le genere interés. Una marca puede tener tantos claims como quiera, pero siempre deberá tener un tagline que los agrupe. Este hecho no le quita importancia al claim, en muchas ocasiones a pesar de haber sido diseñado para una acción o campaña concreta, el éxito del mismo puede hacer que se convierta en el tagline de la marca.

En resumen, podemos ver como ambos son importantes y nos ayudan a estar presentes en la mente del cliente. Este tipo de reclamos son una pieza indispensable del puzzle de conceptos que es la comunicación y que nos permiten conectar con aquellos a los que nos dirigimos y diferenciarnos de la competencia mediante lo que transmitimos, por lo que no solo las grandes empresas deberían tenerlo en cuenta. /p>

Mucho más que diseño

Datos de contacto

Puedes encontrarnos en:

C/ Calle Río Sil, 49
Polígono Empresarial Trévenez 
29196 Málaga

T 951 103 414

M 655 079 586 · 625 045 120